El Centro de Práctica Docente es la unidad académica que conduce e implementa las acciones de la práctica docente que desarrollan los alumnos del Instituto en centros y programas educativos. La Práctica Docente es sistemática e integral y se orienta preferentemente a cubrir necesidades educativas de niños, jóvenes y adultos de zonas urbano – populares y rurales de Lima Metropolitana y del interior del país, a través de programas escolarizados, no escolarizados, u otras modalidades educativas.

Actividades principales

  • Proponer a la Dirección Académica las políticas que garanticen los elementos necesarios para desarrollar y enriquecer la práctica docente.
  • Elaborar los planes, programas y reglamentos de su competencia en coordinación con las escuelas profesionales y presentarlos a la Dirección Académica.
  • Organizar, coordinar, supervisar y evaluar la práctica docente, en coordinación con las Escuelas Profesionales y especialidades que ofrece el IPNM.
  • Velar por la correcta aplicación de los reglamentos de la práctica docente.
  • Implementar el funcionamiento de programas de práctica docente desconcentrados.
  • Propiciar acciones de Promoción Social mediante programas y proyectos que desarrollan los estudiantes, a través de la práctica docente.
  • Coordinar y apoyar las acciones educativas derivadas de Convenios y Contratos que involucran a la práctica docente.
  • Proponer a la Dirección Académica la designación o contrato del personal a su cargo y participar en su selección.
  • Elaborar el Plan anual de perfeccionamiento del personal a su cargo.
  • Informar o emitir opinión sobre asuntos de su competencia y otros afines que le encomiende la Dirección Académica.
  • Otras funciones que señala el presente Estatuto.

La Práctica Docente en el IPNM constituye un Pilar

La práctica docente en el IPNM constituye un pilar, el cual pretende mantener en constante reflexión la praxis de ser maestro. Busca que los docentes practicantes analicen en todo momento su labor y su trascendencia en la sociedad.

La Formación Docente Inicial exige un análisis permanente de la realidad con el propósito de comprenderla, valorarla y transformarla. Establece una dinámica abierta, reflexiva y de amplia colaboración con el ambiente. Esta comprensión responde a una perspectiva holística, integrando las dimensiones de lo social, lo humano y trascendente.

La Práctica Docente es también un ejercicio de servicio que promueve un nuevo estilo de relaciones marcadas por el diálogo, la ternura, la aceptación y valoración mutuas, la igualdad y la justicia.  Implica un compromiso con los sectores sociales con menos oportunidades y condiciones para su desarrollo.

Esta práctica se caracteriza por tener tres etapas: práctica temprana, intermedia e intensiva. Esta última representa una oportunidad para articular y contextualizar procesos de aprendizaje; no sólo de sus alumnos, sino de sí mismos.

Desde la formación inicial apostamos por un profesional de la educación cuya propuesta de reflexión sea  una continua interrogante, desde un proceso riguroso. También se afianza y profundiza el desarrollo de la investigación articulada con la práctica docente como pilares a lo largo de la carrera. Esto significa:

  • Considerar la investigación como metodología fundamental de la Educación Superior.
  • Valorar la práctica temprana, intermedia e intensiva como la instancia de comprobación y replanteamiento desde la interrelación de la teoría – práctica – teoría.
  • Articular en permanente interacción investigación con la práctica desde el inicio de la carrera.
  • Relacionar los aspectos teóricos de las áreas con la realización de proyectos y talleres.
  • Plantea en el trabajo de investigación, como la articulación entre el aprendizaje logrado en la carrera y el trabajo educador que busca permanentemente el mejoramiento de sus intervenciones cotidianas como profesional de la educación.
Abrir Chat
1
Close chat
¡Hola! Gracias por visitarnos. Por favor, presione el botón Inicio para chatear con nosotros y muy pronto le responderemos.

Inicio

X